Autos Eléctricos ¿Inversión o Gasto?

Si bien, la producción y comercialización de auto eléctricos ha sido una tendencia cada vez mejor adoptada por las compañías automotrices a nivel global, en México este mercado ha avanzado a una menor velocidad debido a la percepción que se ha tenido de ser una opción “costosa”.



Aunque, en la actualidad, la adquisición de un auto eléctrico representa una inversión inicial de hasta el doble de lo que normalmente costaría un auto de gasolina, existen diversos factores que no se consideran dentro de una decisión de este tipo, tales como:


1.- La inversión en los traslados.

De acuerdo al Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático en México, un automóvil recorre en promedio unos 15,000 kilómetros en un año, lo que representa un gasto anual de hasta MXN $20,000. Si comparamos este gasto contra el costo promedio que requiere la carga de un vehículo eléctrico, éste alcanzaría entre los MXN $5,000 a los MXN $12,000 pesos (considerando que la carga completa de un auto cuesta entre 20 y 80 pesos, y que nunca se utilizaría alguna estación de recarga gratuita).


Con ello, los costos de traslados estarían alcanzando, como mínimo, una reducción del 40% en autos eléctricos.


2.- El costo de mantenimiento.


De acuerdo a EFE Verde, el mantenimiento de un auto eléctrico es del 56% del costo que requiere un auto de gasolina, esto principalmente debido a que las partes que lo conforman no incluyen varias piezas mecánicas que suelen desgastarse y descomponerse.


Esta misma reducción se refleja en el costo que cobran las agencias automotrices por brindar un servicio de mantenimiento, en donde el correspondiente al auto eléctrico es más económico.


3.- El gasto en los impuestos.


A través del uso de un auto eléctrico, el costo de oportunidad al no circular se elimina, al igual que el posible gasto que se debe hacer para obtener la verificación correspondiente, ya que estos vehículos exentan estos programas en México. Esto representa un ahorro cercano a los MXN $1,000 anuales.

Como lo hemos podido analizar, invertir en uno de estos coches podría ser sumamente redituable en un mediano plazo debido a estos gastos “ocultos”. De igual manera, los inmuebles residenciales y comerciales han comenzado a adaptarse a estas demandas, al incorporar espacios especialmente dedicados al uso de vehículos eléctricos.


Hoy en día, no existen edificios o nuevos desarrollos considerados “Inteligentes” sin que éstos cuenten con estaciones de carga para autos eléctricos; con ello, no pasará mucho tiempo para que estos espacios incrementen su demanda y se multipliquen a la par de una disminución en los costos de adquisición y mantenimiento para éstos.


A través de nuestros sistemas de recarga inteligente para autos eléctricos “CirCarLife”, en Graviton nos especializamos en brindar las mejores soluciones diseñadas para todo tipo de inmuebles, en función de su demanda eléctrica. Desde estacionamientos públicos y privados, hasta vías públicas y espacios residenciales, nuestras estaciones de carga Circontrol ofrecen un sistema innovador que permite al conductor gestionar la estación de manera sencilla y autónoma.



Entradas destacadas